MOKO DE PLÁTANO



Tomado de Periodico El Tiempo, 11 de diciembre de 2004

asesoria@alltropicalflowers.com

 

El moko del platano es la misma enfermedad que ataca a las heliconias, este articulo tomado del periodico el tiempo nos ilustra de mejor manera esta enfermedad.

 

moko

 

A raya, bacteria platanera. Como única solución debían eliminarse e incinerarse las plantas afectadas por el marchitamiento bacteriano, lo que podrá evitarse ahora sembrando coberturas de suelo.

 

Hasta hace poco debían aplicarse medidas extremas y desesperadas para el controlar la enfermedad de marchitamiento bacteriano, conocida como moko, maduraviche o ereke, que ataca a los cultivos de plátano y es causada por la bacteria Ralstonia solanacearum (Raza 2).

Pululaba por doquiera y no había mata que se le escapara. Por fortuna para los cultivadores, y en buena hora, los resultados obtenidos por la Federación de Productores de Plátano (Fedeplátano) facilitarán erradicar dicho mal.

 

El éxito ha sido tal que el Grupo Consultivo de Investigación Agrícola Internacional (Cgiar), que reúne a los 15 centros de investigación más importantes del mundo, premió hace poco al gremio por el desarrollo de sus métodos para detectar, erradicar y controlar la enfermedad.

 

“Entre los resultados obtenidos se están ajustando prácticas de manejo de la enfermedad a las condiciones de cada zona productora, mediante parcelas demostrativas, en fincas de agricultores."

 

Las prácticas que se están evaluando son la siembra de coberturas de suelos con leguminosas depredadoras de la bacteria que causa la enfermedad y, por ende, inhiben su crecimiento”, dijo en un comunicado el Centro Internacional de Agricultura Tropical (Ciat), entidad encargada de ejecutar el proyecto, junto con Corpoica y Fedeplátano.

 

Entre las variedades utilizadas para el control de la bacteria se cuentan las especies conocidas como Marigold (Tagetes patula), una leguminosa de tierra caliente; la Crotalaria (Crotalaria spectabilis), especie que, adicionalmente, ayuda a fertilizar y a romper las capas duras de tierra; y, la llamada Mucuna.

 

También se están validando aplicaciones al suelo de compostaje de residuos de cosecha de plátano, abonos orgánicos, enmiendas con calcio y fósforo, lo mismo que la pulpa del café.

“Los resultados mostraron que utilizando Marigold se reduce en 85 por ciento la presencia de la bacteria en el suelo; con el compost, en 56 por ciento; con calcio y fósforo, en 39 por ciento; mientras que con abonos orgánicos, en 34 por ciento”, informó el Ciat.

 

Esta es la enfermedad conocida popularmente como moko, maduraviche o ereke, esta enfermedad ha diezmado una buena cantidad de las áreas plataneras del país, especialmente en los departamentos de Arauca y Meta.

 

Precisamente, en este último departamento, durante el 2003 los técnicos de Corpoica detectaron 1.890 hectáreas afectadas en los cultivos de cinco municipios, mientras que el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) detectó el mismo mal en 120 fincas del Quindío, donde se estima que hay unas 95 hectáreas afectadas.

 

También se ha difundido a lo largo de los municipios ribereños de los departamentos del Tolima y Valle del Cauca, Huila, Caquetá, Amazonas, Putumayo y de la Costa Atlántica, es decir, por casi todas las áreas agrícolas del país.

 

La enfermedad la ocasiona la bacteria Ralstonia solanacearum (Raza 2), que está distribuida por todas las regiones plataneras del mundo y afecta a todas las variedades que se siembran en Colombia (dominico, dominico hartón, topocho y pelipita), ocasionándoles la destrucción total del racimo.

 

También ayudan a transmitirla los insectos, las herramientas, las corrientes de agua y las semillas obtenidas de plantas contaminadas por la bacteria.

 

Colombia ‘platanera’. El plátano es un alimento básico en la canasta familiar de los colombianos, mientras que para la mayoría de las familias campesinas se convirtió en una salida a los problemas agronómicos y económicos de otros cultivos. Soluciona de paso su seguridad alimentaria, mientras que a su alrededor se han desarrollado industrias y se ha generado empleo rural.

 

El área cultivada totaliza 350.000 hectáreas, que producen 2,5 millones de toneladas anuales, de las que 2,15 millones de toneladas (el 86 por ciento) se destinan al consumo interno.

Las 350.000 toneladas restantes se exportan, principalmente, a Estados Unidos, cuyas compras de plátano colombiano se han incrementado a una tasa de 3,4 por ciento anual entre los años 1991 y 2003.

 

La región más productora del país es la llamada zona cafetera (departamentos de Valle, Risaralda, Quindío y Caldas), donde se cultivan 213.500 hectáreas (61 por ciento del área); sin embargo, dentro de esta zona se destacan 40.000 hectáreas de cultivos tecnificados, explotados por asociaciones empresariales de pequeños campesinos, encadenados a iniciativas
de comercialización e industrialización.

 

asesoria@alltropicalflowers.com